Don Quijote recuerda a Dulcinea


Seguimos con la ronda de colaboraciones con el resto de los departamentos. En esta ocasión nos visita Pascual Pérez, profesor de Lengua, que nos ofrece una poesia:


Tan pura como el mar, al fin hallado;

Onda en que bañar un alma anhelante

de brisa y de frescor, azul soñado

sobre una estepa blanca y asfixiante.


Suave como flor; brisa en que aspirar

delirios del amor que vida niega

y un franco caballero ha de buscar

con bravo corazón que se despliega.


Eterna aspiración a la belleza

que nunca ha de tocar este guerrero

rendido de estupor ante tu alteza.


Ir cubriendo de espinas el sendero

al tiempo que en los pétalos se meza

vana ilusión nacida en tu venero.


Pascual Pérez


un saludo y gracias por compartir tu poesia


p.d. El libre albedrio ofrece siempre escenarios curiosos: Poesia y Banco Central Europeo compartiendo espacio virtual (¿?).

4 comentarios:

Sandra dijo...

¡Qué poesía más bonita! *o* ¡Qué talento!

Pablo Canabal dijo...

Decía Miguel de Cervantes que "la pluma es la lengua del alma" y, sin duda, quien escribe un soneto tan bello no sólo posee una mano diestra; también un alma locuaz.

un saludo de un complutense

Mister Tight dijo...

God,that was awesome...craneo privilegiado.

Tagaor dijo...

Me gusta la poesía. Pero cuando leo poesía muchas veces me cuesta comprender lo que realmente quiere expresar el autor.